Mario Juliano: “Contra la prisión perpetua”

Es el título de un libro recientemente presentado en la sede del Colegio de Abogados de Necochea, escrito por parte del juez necochense Mario Alberto Juliano en coautoría con uno de los secretarios del Tribunal Criminal Nº 1, Fernando Avila.

Por Mario Maruca

En la obra se hizo una recopilación histórica de los casos que se dictaron penas a perpetuidad en la Argentina y se tuvo en cuenta la aplicación de las leyes y una comparación con la posición de otros países.

“Esta pena perpetua que hoy tenemos en la Argentina es un equivalente a la pena de muerte”, señaló Mario Juliano, que también utiliza su tiempo libre para la práctica de deportes como el automovilismo, ciclismo y pedestrismo.

El libro se llama Contra la Prisión Perpetua y fue escrito en coautoría con uno de los secretarios del Tribunal Criminal Nº 1, Fernando Avila,

Hicimos un trabajo de recopilación histórica de casos en que se dictaron penas a perpetuidad e incluimos una labor de legislación comparada con otros países y la posición que éstos han tomado en referencia a la prisión perpetua, lo mismo en cuanto a la colocación de jueces.

En la Argentina, los castigos a perpetuidad nunca ofrecieron inconvenientes porque hasta antes de la reforma del Código Penal por el caso Blumberg, en 2003, tenían un máximo de 20 años.

Luego de dicho período, el individuo condenado podía recuperar la libertad condicional, dando cumplimiento de este modo a la manda que indica la Constitución Nacional que expresa que las penas tienen que tener por finalidad la reinserción dentro de la sociedad de las personas en un momento determinado de su vida

En consecuencia, creemos que sería contradictorio ante lo que expresa la Constitución imponer una pena que imposibilite al individuo tener la oportunidad de estar en libertad.

 

Castigos a perpetuidad

Aclaramos en el libro que este tipo de castigos a perpetuidad se otorga cuando los delitos son muy graves, los cuales no minimizamos la significación de estos episodios donde en muchos casos está comprometida la vida de las personas, pero si entendemos que existe el deber de conciliar el Código Penal con los mandatos de la Constitución como se intenta ahora hacer con las modificaciones al código, a través de la comisión que se ha formado con el doctor Juan Carlos Zaffaroni a la cabeza

En el año 2003, luego del violento secuestro y asesinato del joven Axel Blumberg, se produjo una reforma del Código Penal que estableció entre otras cosas que la persona condenada a la pena de prisión a perpetuidad, recién podrá recuperar la libertad luego de transcurridos los 35 años de permanecer en la cárcel

“Hay también algunas circunstancias agravante que, ante determinados delitos, lisa y llanamente se prevé que el individuo nunca va a poder quedar libre. Del mismo modo que algunos reincidentes que no pueden gozar en determinado momento de la libertad condicional

Entonces, nosotros decimos que esta pena perpetua que hoy tenemos es un equivalente a la pena de muerte porque pensamos que es una pena de muerte en cubierta, porque no lo permite al condenado en un momento de la vida reinsertarse en la comunidad, sin minimizar la gravedad de los hechos cometidos y por los cuales se impuso el citado castigo

De algún modo hay que conciliar la reacción estatal con el mandato constitucional y sostenemos que estos casos no se están cumpliendo. Hemos analizado ciertos casos en particular que se han generado en la Argentina, donde existe el mal privilegio de ser el único país de la región que ha otorgado penas a perpetuidad a personas menores de edad, en contra de la prohibición expresa de la Convención de los Derechos del Niño

Hay en la Argentina once individuos menores de edad condenados a prisión perpetua y esto nos ocasiona realmente mucha inquietud. También hemos analizado sin eludirlo las penas a perpetuidad a quienes cometieron delitos de lesa humanidad, donde tratamos de mantener una línea de coherencia.

Obviamente, este tipo de delitos son de los más graves que prevé la legislación, sin embargo, en el derecho internacional por este tipo de situaciones delictivas los castigos no pueden superar los 30 años de prisión y entendemos que la República Argentina debe adecuarse a esta normativa, aún reconociendo la gravedad de este tipo de casos

Por eso insistimos que estamos en presencia de una pena de muerte en cubierta, que está prohibida por la legislación. Del mismo modo que se encuentra absolutamente prohibida la imposición de penas crueles, inhumanas y degradantes, porque condenar a un individuo a morirse en la cárcel es un castigo inhumano y degradante que como sociedad civilizada no deberíamos aceptar, sin minimizar la gravedad de los delitos

Bajo mi opinión, una de las principales reivindicaciones es conocer la verdad de lo ocurrido, a través del accionar de la Justicia. El estado debe reaccionar ante los delitos graves, pero esa reacción debe tener un límite y por más víctima que se trate y del delito que haya padecido, no se puede pedir que lo linchen o fusilen a un individuo.

En América y en los países limítrofes las reacciones ante los delitos graves son limitadas y las penas a perpetuidad se encuentran mucho más acotadas que en la Argentina. Hay casos excepcionales como el de Estados Unidos, donde existen penas muy importantes y en varios Estados se mantiene la pena de muerte que, mal que nos pese, se continúa aplicando.

Creo que la complejidad y conflictividad de la sociedad estadounidense ponen de relieve y demuestran que este tipo de castigos feroces no han dado los resultados buscados, ya que en Estados Unidos se condena con pena de muerte y se siguen cometiendo delitos amenazados con pena de muerte, entonces, esto lleva a pensar que dicha reacción no otorgó los efectos pretendidos///

 

40 años de cárcel

Carlos Robledo Puch, apodado el “Angel de la Muerte”, lleva ese tiempo en prisión y es la persona con mayor cantidad de delitos graves en el país.

En 1980 fue juzgado y condenado a cadena perpetua por tiempo indeterminado, el máximo castigo que existe en la Argentina. Está alojado en uno de los pabellones del Penal de Sierra Chica y el pasado 4 de febrero se cumplieron los 40 años desde que está preso el mayor criminal de la historia nacional.///

 

 

Fuente: http://www.ecosdiariosweb.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=16913%3Acontra-la-prision-perpetua&catid=33%3Apersonas-y-personajes&Itemid=2

Comentarios

comentarios